La corriente continua

corriente continuaLa corriente continua se define como el resultado de flujo constante y permanente de cargas negtivas (electrones) por un elemento conductor de único sentido, por un circuito cerrado donde estos fluyen del terminal negativo al positivo, atraídos mediante un campo eléctrico.

Las corrientes continuas son las que tienen el mismo valor y polaridad, que no cambian ni su magnitud ni su dirección. Para designar la tensión aplicada, se representa con letra mayúscula. Hay que tener en cuenta que se establece que la corriente sale del terminal de carga negativa fluyendo al positivo.

La carga de los electrones es pequeña y su unidad de carga es el coulomb. Para entender los circuitos debemos tomar que la corriente, se toma como + si va de + a -, en direccion opuesta al flujo de electrones. Cuando el electron se desplaza por el conductor, deja espacios vacíos que serán ocupados por otros electrones. Es por ello, que mencionamos que los electrones se desplazan en un sentido generando espacios. Los huecos son llamados portadores (porque contienen electrones), y se asocia con la carga positiva.

Fuentes de corriente continua

Entre las fuentes más conocidas y destacadas de este tipo de corriente encontramos las pilas y baterías. Su creador fue Volta desarrollando el primer prototipo. Actualmente, nos encontramos con todo tipo de pilas de diferentes tamaños y potencias, como por ejemplo las recargables. La manera más amplia de difundir la energía es a través de las fuentes. Las pilas tienen efecto químico. El funcionamiento de estas es sencillo: se toman dos barreras de elementos diferentes, y se sumergen en una solución de agua y ácido sulfúrico. Este ataca al zinc más rápido que el carbón, se origina así una diferencia de potencial. Las dos barras se llaman electrodos, mientras que la solución recibe el nombre de electrolito. Son de vida limitada.  Cuando el zinc queda completamente corroído por el ácido, la pila llega a su fín.

Otras formas de general corriente alternativa son los acumuladores, más conocidos como baterías. Una vez agotado el componente que provoca la reacción química, puede recargarse haciendo pasar a través de ellas una corriente continua. En su tiempo de descarga, transforman energía química en energía eléctrica y en el proceso de carga inversamente. Las baterías se encuentran en multitud de artículos de electrónica, como en las alarmas sin cuotas, sistemas de energías renovables, artículos portátiles, paneles solares, teléfonos móviles…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s